Servios Para Los Ninos

¿POR QUÉ DEBO HACERME UN EXAMEN DE LA VISTA?

Los bebes pueden ver nada más nacer. Para que el sistema visual se continúe desarrollando adecuadamente, los niños deben de tener una entrada de visión clara de los ojos al cerebro. Si hay un problema que interfiere con la visión en un ojo o en los dos ojos, las conexiones del ojo- cerebro pueden debilitarse y no trabajar correctamente. Los ojos cruzados o un desequilibrio de la manera en la que el ojo se enfoca puede interferir con el desarrollo normal de la visión.

 

PREGUNTAS QUE LE HAREMOS

El examen de la vista de un niño comienza con una charla sobre los problemas que los padres creen que hay. Es importante saber si hubo problemas durante el embarazo o en el parto del niño y si el desarrollo de crecimiento del niño está siendo normal. La historia de la familia sobre los problemas en la visión es importante. El oftalmólogo necesita saber cómo está la salud del niño en general. ¿Hay problemas médicos? ¿Ha tenido el niño algún tratamiento con medicación o cirugía?

Si su niño ha sido tratado con medicación, gafas o con lentillas, las deberá traer al examen. Se deberán proporcionar los nombres y direcciones de otros doctores que estén tratando al niño para que estén informados sobre los resultados del examen.

 

¡LUCES, LUCES, LUCES!

Las luces se usan para examinar las pupilas y para ver si los ojos funcionan correctamente. Durante esta parte del examen, también se examinaran las áreas de alrededor de los ojos como los parpados y los conductos lagrimales. También se podrá usar una linterna pequeña para ver si los ojos del niño están rectos o no. Algunas veces se cubre un ojo primero y después el otro. Si los ojos no están alineados, los ojos se moverán de un lado a otro cuando miren la luz o un juguete. También se podrán usar unas piezas de plástico transparente llamadas prismas para medir la cuanta desalineación que hay en los ojos.

 

¿POR QUÉ SE USAN LAS GOTAS PARA LOS OJOS?

Una de las partes que menos gusta pero que igualmente, es una de las más importantes del examen de la vista es la dilatación de las pupilas. Esto no solo deja que el oftalmólogo vea la parte de dentro del ojo sino que las gotas normalmente relajan la acción de enfoque del niño para que se pueda medir la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo (a todas estas se les llama errores refractivos) con precisión. La mayoría de los doctores tienen preferencias a la hora de usar un tipo de gotas u otro. Algunas gotas se echan una vez, otras más de una vez y todas tardan unos 20-30 minutos en hacer efecto. En algunos niños, puede que sea necesario echar unas gotas especiales o poner una pomada en los ojos antes de venir al examen de la vista.

 

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LAS GOTAS?

Si su niño está atento o no, o si está dormido, se puede medir el enfoque del ojo. El oftalmólogo usa unas lentes pequeñas y un aparato especial con luz llamado retinoscopio para medir si el niño tiene miopía, hipermetropía o astigmatismo. Esta es una técnica diferente a la

que se usa en los adultos para ajustar sus gafas, pero aun así es muy precisa. Esto nos dice si su hijo necesita gafas o no.

 

¿CÓMO SE REVISA EL INTERIOR DEL OJO?

Una vez que las pupilas de su hijo estén dilatadas, su oftalmólogo puede ver la estructura interior de su ojo con claridad, y así asegurarse de que el ojo está sano. En el interior del ojo está la retina, la cual es como el carrete de una cámara, graba las imágenes enfocadas por el ojo y las envía al cerebro a través del nervio óptico. El nervio óptico a la vez que los vasos sanguíneos que están en la retina se pueden ver en parte trasera del ojo. Los instrumentos especiales hacen que el interior del ojo se vea claramente.